Terapia

Hablar de la terapia, sanación, etc

LA CASA DEL ALIVIO ofrece atención terapéutica de Lunes a Viernes desde las 10:00 hrs hasta las 18:00 hrs. Es necesario hacer una previa cita. Llamar a los números referidos en esta pagina.

Técnicas de aplicación

En la moxibustión, la planta Artemisa (Artemisia vulgaris L.) es su materia prima principal, es una planta aromática y que fácilmente se enciende, alcanza altos grados de calor. Leer más.

La acupuntura consiste en la inserción de agujas en la piel en puntos (resonadores) estratégicos del cuerpo, en realidad son antenas muy finas; los resonadores están localizados en los canales o vías por donde discurre el Qi (soplo-aliento vital) y dónde es posibles regular, restablecer la correcta circulación del soplo (Qi). Leer más.

Ciertamente la aplicación del masaje mecánico sobre grupos musculares tiene su eficacia, no hay duda. Pero es una aplicación que nos parece, desde el punto de vista de la Medicina Energética, del arte de manejar ese Soplo de Vida que es el Qi, una aplicación demasiado material. Leer más.

Las 7 pequeñas agujas reunidas en forma circular en un martillo de distintos materiales; sirve para estimular zonas de un canal o un resonador muy utilizado en torticolis, acúfenos alopecia areata y muchas otras.

Con la práctica de la moxibustión indirecta vamos a obtener una excelente tolerancia por parte del paciente. Es un calor realmente, no sólo soportable, sino en muchas ocasiones gratificante, en el sentido de que cuando se aplica adecuadamente, intermitentemente sobre el resonador, el paciente es capaz de percibir cómo su organismo absorbe ese calor, y en consecuencia —en la medida que esto se produce— cómo su percepción del mismo no resulta desagradable, sino más bien al contrario, resulta reconfortante.

Ya desde antiguo en nuestra civilización Occidental, se conocían —quizá por ecos Orientales o quizás por ese “inconsciente colectivo que anima a toda la humanidad— la aplicación de ventosas. Era una forma de extraer, de sacar esas energías que en un momento determinado se vuelven nocivas para el organismo. Poco a poco en Occidente se dejaron de emplear y hoy prácticamente están en desuso. En cambio en la MTC la aplicación de ventosas es una práctica habitual, si bien es cierto que en muchas ocasiones se emplea como un elemento coadyuvante a la práctica acupuntural. Pero no hay que olvidar que se pueden aplicar de muchas formas, y desde luego su principal indicación está en las afecciones producidas por los elementos climáticos externos: frío, calor, humedad, sequedad, fuego… Su aplicación es bien sencilla: consiste en hacer el vacío introduciendo un hisopo con fuego dentro de la ventosa e inmediatamente retirarlo, y a continuación depositar la ventosa sobre el lugar donde queremos extraer esa energía estancada que está produciendo, fundamentalmente, cuadros o síndromes dolorosos. También, en ocasiones, se suele preceder esta acción con pequeñas microsangrías; ante determinados estados que, por la exploración, podemos comprobar que hay estancamiento de sangre. En estos casos la pequeña sangría con aguja triangular y la aplicación de ventosa va a producir una desobstrucción del estancamiento de sangre, una llegada de energía y un movimiento del Qi, del soplo, con lo cual vamos a entrar en la dinámica de equilibrio de la zona afectada. Sus principales indicaciones se centran fundamentalmente en la espalda, aprovechando los resonadores del canal de Vejiga fundamentalmente. También como en el caso de la moxibustión, su manejo y habilidad para mover y desplazarla a lo largo de la espalda o de la zona lumbar, por ejemplo, constituyen un elemento a desarrollar y aprender para obtener de la ventosa una máxima eficacia.