AÑO ORACULAR 2019 INNOVACION START UP Marzo 21/ Abril 18-2019

CHUNG FU LA VERDAD INTERIOR LA VERDAD LA FIDELIDAD A LO REVELADO

.- El 61 del libro de los cambios que significa veracidad, verdad interior. Arriba Sun, Lo Suave, el viento, transigencia frente a los inferiores. Abajo Tui, Lo Sereno, el lago; aceptación regocijada de la obediencia para con los superiores. Tales condiciones crean la base de una confianza mutua que posibilita los éxitos. Sobre el lago sopla el viento y remueve la superficie del agua. Así se manifiestan efectos visibles de lo invisible. El signo se compone de trazos firmes arriba y abajo, mientras que el centro se halla abierto. Esto señala que el corazón está libre de prejuicios, de modo que está capacitado para acoger la verdad. En cambio, los dos signos parciales (trigramas) contienen en su centro sendos trazos firmes. Esto indica el vigor de la verdad interior manifiesto en sus efectos.
.- El carácter (ideograma) para Fu (Verdad) presenta en realidad la imagen de una pata de pájaro sobre un pichón. Contiene la idea del empollar. El huevo es hueco. Es preciso que la fuerza de lo luminoso actúe en forma vivificante desde afuera. No obstante, en lo interior ya ha de existir un germen de vida, para que la vida pueda ser despertada.
.- Es preciso que el poder de la verdad interior haya alcanzado un alto grado antes de que su influjo alcance también a semejantes seres. Cuando uno se halla frente a personas tan indómitas y tan difíciles de ser influidas, todo el secreto del éxito consiste en encontrar el camino adecuado para dar con el acceso a su ánimo. En primer lugar, interiormente hay que liberarse por completo de los propios prejuicios. Es importante comprender en qué se funda la fuerza de la verdad interior. Toda
asociación basada en intereses comunes sólo puede llegar hasta un punto determinado. Donde termina la solidaridad, la amistad más íntima se transforma a menudo en odio. Tan sólo allí donde lo recto, la constancia, constituye el fundamento, la unión seguirá siendo tan sólida que triunfará de todo.
.- El noble, cuando debe juzgar faltas cometidas por los hombres, trata de penetrar en su fuero interno con gran comprensión para formarse un concepto caritativo de las circunstancias. La más elevada comprensión, que sabe perdonar, se consideraba como la más alta justicia. La impresión moral no es fruto de la flaqueza, sino de una claridad superior.
.- Lo principal para el ejercicio de la fuerza de la verdad interior consiste en hallarse uno en sí mismo firme y dispuesto. De tal actitud interior emergerá la conducta correcta frente al mundo externo. Cultivar relaciones secretas de índole particular, sería motivo de verse uno privado de su independencia interior y cuanto más seguro se sintiera en la convicción de hallar en otros su respaldo, tanto más se hundiría en la inquietud y la preocupación de saber si tales uniones secretas son realmente consistentes. Con lo cual perdería la paz interior y la fuerza de la verdad interior.
.- Hay un influjo involuntario que la naturaleza interior ejerce sobre personas anímicamente afines. Así se manifiesta el eco que la simpatía despierta en los hombres. Allí donde una disposición anímica, un sentimiento, se anuncia con verdad y pureza, donde un acto es clara expresión de la actitud interior, tales manifestaciones actúan misteriosamente y a distancia, en primer término, sobre quienes se hallan interiormente receptivos. Cuando el interior se expresa con plena verdad y vigor, tanto en las palabras como en los actos, es grande el influjo.
.- Cuando El noble expresa bien sus palabras, encuentra aprobación a una distancia de más de mil millas. Las palabras parten de la propia persona y actúan sobre las gentes. Las obras se generan en la cercanía y son visibles desde lejos. Palabras y obras son los goznes de la puerta del noble, son el resorte de su arcabuz.
.- La fuente de energía no se halla en el propio yo, sino en la relación con otros. Por grande que sea la intimidad que uno tenga con otros hombres, si nuestro centro de gravedad descansa en ellos, no podremos evitar vernos ora invadidos por la alegría, ora sumidos en la aflicción, en el destino de quienes dependen de la concordancia interior con otros seres a los que aman.
.- A fin de acrecentar la fuerza de la verdad interior, es necesario dirigirse hacia lo superior, sintiendo veneración y humildad ante la fuente de iluminación espiritual, renunciando a partidismos humanos.
.- El soberano mantiene todo unido, a todos los suyos, bajo su fortaleza de carácter. No se puede pretender volar por sí mismo hacia el Cielo